10 enero, 2020

Apuntarse a un gimnasio y empezar a entrenar es uno de los propósitos que más nos hacemos cuando llega un nuevo año. Si es uno de los objetivos que te has marcado para este 2020, ¡no te lo pienses más! Practicar ejercicio físico con regularidad te aportará muchos beneficios, ya que mejorará tu capacidad cardiovascular y tu musculatura adquirirá mayor fuerza y
elasticidad, favoreciendo tu estado de salud. Además, te sentirás mejor contigo mism@, pero ¡ojo! debes tener cuidado con las lesiones. En Logik Clinic sabemos que no es fácil debutar en el gimnasio y queremos ayudarte a alcanzar el éxito en tu nuevo propósito dándote una serie de consejos:

• Establecerte un objetivo. El primer paso es saber qué quieres conseguir yendo al gimnasio, ya que en función la finalidad, deberás seguir un plan de entrenamiento u otro. Ganar masa muscular, tonificar la musculatura, bajar de peso… las metas pueden ser muy diversas, pero todas son válidas. Sea cual sea la tuya, ¡ve a por ella! Los objetivos deben ser a corto plazo, ya que no se logran de manera rápida. Requieren constancia para, poco a poco, ir acercándose. Si establecemos las metas a largo plazo y vemos que no llegamos, perderemos la motivación.

• Marcarte una rutina. Empezar a ir al gimnasio puede ser fácil al principio, pero mantener la asistencia se complica cuando se pierde la motivación inicial. Por ello, es aconsejable calcular el tiempo que necesitas para desarrollar toda tu práctica deportiva y seleccionar el mejor momento del día para ir. Todos son adecuados, excepto la noche, pues tu organismo se activa y, después, es más difícil dormir y descansar en condiciones. Los beneficios de la práctica deportiva empiezan a notarse a partir de realizarla 20 minutos 5 veces a la semana.

• Evitar las lesiones. Para evitarlas, hay que introducir los diferentes ejercicios de manera progresiva y trabajar cada parte del cuerpo de manera concreta. No es aconsejable concentrar mucha actividad en poco tiempo ni sobrecargar la musculatura. Asimismo, debe beberse mucha agua para mantener el organismo hidratado y evitar mareos, desmayos o colapsos.

• Mantener una dieta sana y equilibrada. Son muchos los estudios que demuestran que hacer ejercicio mejora nuestro estado de salud, pero que éste se ve aún más beneficiado si paralelamente, mantenernos una alimentación adecuada. Ésta también dependerá de las características de cada un@ y de lo que se desee conseguir, pero deberá ser rica en fruta, verdura, legumbres, hidratos de carbono, entre otros nutrientes.

• Consultar un profesional. Antes de empezar a hacer ejercicio de manera regular, es recomendable que un profesional determine tu estado de forma y si tienes algún problema físico, ya que de este modo, podrá asesorarte y diseñarte un plan de trabajo en función de tus necesidades y objetivos.

El equipo de Logik Clinic cuenta con una experiencia de más de 20 años en el asesoramiento deportivo y de salud, por lo que si estás decidido a que tu propósito deje de serlo y se convierta en un hábito saludable en tu vida, es un ‘partner’ de garantía para ayudarte a conseguirlo, ¡Llámanos! La primera consulta es gratuita.