No te dejes engañar por las cámaras hiperbáricas de BAJA PRESIÓN

La magia no existe pero el avance tecnológico nos trae maquinaria al mundo real que dan resultados mágicos. 

La medicina hiperbárica implica el uso de oxígeno a presiones más altas que las atmosféricas para tratar diversas afecciones médicas. Las cámaras hiperbáricas monoplaza son dispositivos diseñados para proporcionar este tratamiento a una sola persona a la vez. Durante una sesión en una cámara hiperbárica, el paciente respira oxígeno puro a presiones aumentadas, lo que puede ayudar a aumentar la concentración de oxígeno en la sangre y los tejidos, promoviendo la curación en casos como heridas difíciles de cicatrizar, enfermedades de descompresión, entre otras.

Existen 2 tipos de cámaras hiperbáricas: cámaras monoplaza (capacidad para tratar a 1 persona a la vez) y multiplaza (capacidad para tratar a múltiples personas a la vez). Por otro lado, existe una  diferencia entre cámara hiperbárica RÍGIDA o de ALTA PRESIÓN y cámara hiperbárica BLANDA o de BAJA PRESIÓN (que NO sirven para tratamientos médicos).

En Logik Clinic contamos con la cámara hiperbárica rígida o de alta presión. No solo eso, sino que nos  enorgullece afirmar que fuimos pioneros en la introducción de la cámara hiperbárica monoplaza en Cataluña. 

A continuación, vamos a diferenciar las principales características y resultados entre la de ALTA PRESIÓN y la de BAJA PRESIÓN. (Al final del artículo te dejamos el resumen esquemático sobre las diferencias de ambas).

Cámara hiperbárica monoplaza RÍGIDAS VS. BLANDAS​

- Presión de trabajo

Para empezar y por lo que respecta a las diferentes presiones, las cámaras hiperbáricas rígidas y monoplaza trabajan hasta alcanzar las 3 ATAs (sistema de presurización de atmósferas absolutas que equivale a 20 metros de profundidad). El efecto de la presión es el que consigue todos los beneficios de la OHB (oxigenoterapia hiperbárica). Estos se empiezan a producir a partir de las 1,6/1,8 ATAs, que es cuando se comienza a tener una dilución de oxígeno en plasma importante.

Por otra parte,  las “cámaras” blandas, suaves o de baja presión llegan máximo hasta 1,45 ATAs.

Por someterte a una sesión de medicina hiperbárica de baja presión no va a repercutir negativamente a la salud, pero sí al bolsillo, ya que no cumplen los resultados que prometen.

Podemos confirmar que hasta los 1,5 ATAs los organismos oficiales no consideran que sea medicina hiperbárica. En ese caso no se conseguiría dilución de oxígeno en plasma y no tendríamos tampoco variación en cuanto a los niveles de oxígeno ligado a hemoglobina. Además, con las cámaras hiperbáricas rígidas se respira oxígeno al 100% (suministrado por depósitos estancos de oxígeno medicinal), mientras que con las blandas se concentra (de la atmósfera) como máximo un 94%.

- Control sanitario y/o administrativo

En cuanto a los controles que se someten este tipo de maquinaria, las blandas pueden funcionar sin ningún permiso, a diferencia de las rígidas, que necesitan unos trámites legales y administrativos. Estos requieren múltiples pruebas y test para obtener los permisos y licencias necesarios para poder ofrecer un tratamiento 100% seguro, efectivo y sin riesgo alguno.

Hoy en día y para que una cámara que realice OHB sea segura, según la normativa de la UHMS (Undersea and Hyperbaric Medical Society), debe estar conectada a tierra. Las rígidas lo están, al contrario que las blandas, que disponen de un riesgo elevado debido a que cuentan con elementos electrónicos en su interior y no hay ningún anclaje a tierra. Por este motivo no son 100% seguras, pudiendo sufrir daños y sobrecalentamientos que podrían tener consecuencias.

- Efectos terapéuticos de la OHB

La ciencia avala que las cámaras rígidas, como la de Logik Clinic, cuentan con múltiples beneficios y contribuye a la recuperación de numerosas enfermedades y patologías. Al contrario que las blandas que, al no llegar a las 1,5 ATAs, no tendrían los efectos constatados por la ciencia en la medicina hiperbárica. 

Aun así, siempre es necesario la consulta y prescripción de un/a médico especialista en medicina hiperbárica y subacuática para poder realizar dicho tratamiento. Merece la pena subrayar que, cualquier cámara hiperbárica rígida necesita ser operada y supervisada por un/a técnico/a especialista que disponga del título de operador en medicina hiperbárica y subacuática.

En el caso de las blandas o de baja presión no se requieren dichos conocimientos, pudiendo ser manejada por cualquier persona que las marcas distribuidoras y fabricantes de dichos habitáculos consideren. De este modo los efectos terapéuticos son muy livianos, además no se necesitaría de ninguna consulta previa a la realización del proceso.

- Equipos multimedia

Por último y centrándonos en este aspecto, las cámaras de alta presión, siendo las más seguras, los tienen integrados. Al contrario que las de baja presión, las cuales pueden introducir dispositivos multimedia en su interior. Optar por este método incrementa el riesgo del paciente.

CONCLUSIÓN

En resumidas cuentas, para invertir económicamente y obtener resultados beneficiosos tanto en la salud como en cualquier otro aspecto, la información es poder. Es necesario impregnarse de conocimientos para asegurarse conseguir un resultado eficiente.

Evitemos que el paciente se vaya con la falsa percepción de que la medicina hiperbárica no funciona o no es efectiva. Es más, como hemos repetido en varias ocasiones, los efectos terapéuticos avalados por la ciencia se encuentran por encima de las 2 ATAs. Y esto en Logik Clinic lo tenemos muy claro.

Finalmente, os dejamos con  algunos ejemplos de presiones de tratamiento para algunas patologías, basados en evidencia científica, utilizados en el Instituto Karolinska y otros centros hiperbáricos del máximo nivel:

Patología Presión de tratamiento
Úlceras de pie diabético
2.4-2.5 ATA
Isquemia aguda post-trauma o cirugía
2.8 ATA
Heridas no cicatrizantes
2.4-2.5 ATA

¡CONTÁCTANOS Y RESOLVEREMOS TUS DUDAS EN LA 1ª SESIÓN DE VALORACIÓN GRATIS!

Medicina Deportiva