28 febrero, 2020

Cuando una mujer se queda embarazada son muchas las dudas que le asaltan y una de ellas se centra en la adecuación o no de practicar deporte o si el ejercicio físico será beneficioso para su bebé. Antes de adentrarnos en el tema, hay que distinguir entre deporte y ejercicio físico. El primer concepto se refiere a una actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica está sujeta a unas normas y requiere un entrenamiento; mientras que el segundo es también una actividad física, pero orientada a mejorar el estado de la salud y proporcionar un bienestar.

De este modo, la mujer embarazada que está acostumbrada a practicar deporte puede seguir haciéndolo, aunque evitando los ejercicios bruscos y de impacto; pero si hasta el inicio de la gestación, su vida era sedentaria es mejor optar por el ejercicio físico. Si tu caso es este último, tienes que saber que hacer ejercicio físico como mínimo dos veces por semana te ayudará a disfrutar de un embarazo más saludable, un parto mejor y una recuperación post-parto más rápida porque:

  • Disminuye el dolor lumbar.
  • Previene la aparición de diabetes gestacional y preclampsia (hipertensión provocada por el embarazo).
  • Evita el aumento de peso excesivo.
  • Tiene beneficios psicológicos.
  • Mejora el crecimiento de la placenta.
  • Reduce la dimensión del vientre tras el parto.

No obstante, antes de iniciar cualquier tipo de actividad física, siempre debe consultarse con el médico porque el embarazo comporta cambios físicos que él deberá valorar para decidir si resulta adecuada. En este sentido, se produce una alteración de la frecuencia cardíaca y del consumo de oxígeno, dos factores clave a la hora de recomendar el ejercicio físico y graduar su intensidad, duración y volumen.

Para mantener un embarazo activo, puede resultar suficiente caminar durante 20-30 minutos diariamente; pero disciplinas como el yoga, pilates, actividades acuáticas diseñadas especialmente para mujeres embarazadas o incluso el fitness suave y de bajo impacto resultan muy apropiadas durante estos nueve meses tan especiales.

La práctica del Pilates es especialmente recomendable durante el embarazo porque trabaja la respiración, lo que permite activar la musculatura profunda del abdominal, uno de los motores principales durante el parto.

Si estás embarazada y eres una de las muchas mujeres a las que les asalta la duda sobre deporte, ¿sí o no?, puedes consultarnos y obtener un plan personalizado. En Logik Clinic, disponemos de profesionales especializados en entrenar a la mujer embarazada que te asesorarán en todo momento recomendándote lo mejor para ti y tu bebé. ¡Llámanos!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *