19 febrero, 2020

Dicen que la memoria es selectiva, por lo que es posible que seas de esas personas que no recuerdan vivir sin dolor. El Síndrome de Dolor Miofascial (SDM) es un trastorno no inflamatorio que se manifiesta por dolor localizado y rigidez muscular caracterizado por la presencia de puntos gatillo miofasciales (PGM). Sin embargo, gracias a los avances más innovadores en técnicas de fisioterapia, hoy en día, es posible acabar con ese dolor y recuperar a la persona que ya habías olvidado.

Una de las técnicas más utilizadas actualmente es la punción seca. Se trata de una técnica invasiva que se realiza mediante agujas similares a las de acupuntura, aunque no deben confundirse ambas especialidades. Con la punción seca, el profesional introduce una aguja –de diferente tamaño y diámetro, en función de la profundidad y el grosor del músculo a tratar – en el punto gatillo para buscar lo que se conoce como respuesta de espasmo local (REL). Esta respuesta, que puede ser dolorosa, se transmite vía refleja al sistema nervioso central provocando una adaptación que ayuda a modular la sensación de dolor percibida por el paciente.

La punción seca es una de las técnicas existentes más efectivas para acabar con el dolor miofascial, que puede ser causado por mecanismos de comprensión, distensión, sobrecarga o sobreuso de una musculatura concreta, aunque en función del grado de afectación, pueden ser necesarias varias sesiones o combinarla con otras técnicas de fisioterapia. Esta técnica nos ayuda a complementar tratamientos de las patologías neuromusculoesqueléticas más comunes:

  • Tendinopatías.
  • Lesiones musculares derivadas del deporte.
  • Dolor dorsal.
  • Dolor lumbar.
  • Dolor cervical.
  • Lesiones de hombro.
  • Dolores de cabeza y cráneo.

La punción seca está indicada para todo tipo de personas, ya que no utiliza ningún fármaco ni comporta la infiltración de ninguna sustancia. No obstante, deberán tener especial cuidado las mujeres embarazadas si el problema está en la zona pélvica o abdominal y los pacientes con:

  • Problemas de coagulación o en tratamiento anticoagulante.
  • Zonas con heridas, cicatrices, tatuajes, manchas, lesiones, etc.
  • Alergia a los metales.

Si eres una de esas personas que no se acuerda de vivir sin dolor, consulta con nuestros especialistas. Los profesionales de Logik Clinic están formados en la especialidad de punción seca y podrán aconsejarte si es la técnica más apropiada en tu caso. ¡Llámanos y reserva hora para tu consulta!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *